Consejos para reducir el impacto de la escorrentía de aguas pluviales

La próxima vez que llueva, observe cómo fluye el agua una vez que toca el suelo. Si usted es uno de los 80.7% de los estadounidenses que viven en zonas urbanas, es probable que el agua de lluvia en su área tenga problemas para empapar el suelo. Debido al aumento de la cubierta impermeable (como calles asfaltadas, calzadas y techos), grandes volúmenes de agua terminan fluyendo a través de la tierra como las aguas de las tormentas, en lugar de penetrar en el suelo. A medida que las aguas de las tormentas corren, se acumulan contaminantes como basura, sedimentos, nutrientes y aceites, antes de entrar al alcantarillado o masa de agua más cercana. Los grandes volúmenes de escorrentía que se mueve rápidamente también pueden aumentar las inundaciones repentinas, erosionar arroyos, y degradar los hábitats de los que dependen los animales acuáticos.

Para empeorar las cosas, muchas ciudades antiguas tienen sistemas de alcantarillado combinado – las aguas pluviales se desvían hacia los desagües pluviales, donde junto con aguas residuales sin tratar se transportan a las instalaciones de aguas residuales para su tratamiento antes de vertirse en los cuerpos de agua. Sin embargo, como la cubierta impermeable aumenta, y las fuertes tormentas aumentan en frecuencia e intensidad, a menudo se excede la capacidad de estos sistemas de alcantarillado. Como resultado, las aguas residuales no tratadas y las pluviales se vierten en aguas cercanas que las reciben, lo que puede ser tóxico para los peces, plantas y otras especies acuáticas. Más de 750 ciudades de Estados Unidos tienen sistemas de alcantarillado que se desbordan en las vías fluviales cercanas durante las grandes tormentas, lo que se traduce en un estimado de 10 trillones de galones de agua no tratada contaminando las vías fluviales cada año.

Hay esfuerzos a escala de ciudad y de comunidad para la gestión de las aguas pluviales utilizando las mejores prácticas de manejo (BMPs, por sus siglas en inglés). Estas BMPs tratan, previenen o reducen la contaminación del agua. Pero usted es también parte de la solución. Aquí hay algunas maneras de ayudar a manejar la escorrentía de aguas pluviales en casa.

Reduzca los contaminantes de aguas pluviales:

  • No tire basura, y nunca tire nada en un alcantarillado pluvial. Reduzca los residuos mediante el reciclaje y compostaje de los recortes de césped, y retire la basura de las calzadas, senderos y canaletas.
  • Limpie los desechos de su mascota y mantenga a los animales fuera de los arroyos para reducir la contaminación por bacteria y por nutrientes.
  • Siga las instrucciones en la aplicación de químicos para el césped, y use fertilizantes, pesticidas y herbicidas con moderación. Considere usar menos pesticidas tóxicos o fertilizantes orgánicos – vea el Programa Opción Más Segura de la Agencia para la Protección del Medio Ambiente (EPA, por sus siglas en inglés) para encontrar los productos que son más seguros para usted y su familia. Por último, no aplique productos químicos antes de una tormenta, o en césped inactivos o suelo congelado.
  • Cuando le haga el mantenimiento a su auto, compruebe si hay algún escape y recicle el aceite de motor usado. Limpie los derrames de aceite y fugas en su calzada. Cuando sea el momento de lavar su auto, considere llevarlo a un lava autos en lugar de lavarlo en la calzada de su casa. Si lava el auto en casa, lávelo en su césped.
  • Haga que su tanque séptico sea bombeado y su sistema séptico inspeccionado periódicamente.

Reduzca el volumen de aguas pluviales:

  • Reduzca la cantidad de agua contaminada que corre por su propiedad controlando los bajantes pluviales hacia la grava, las áreas con vegetación (como la hierba, camas de plantas y jardines de lluvia), o hacia barriles de lluvia.
  • Use superficies porosas como el mantillo, ladrillos, grava o pavimento permeable en lugar de asfalto u hormigón para los senderos, patios y calzadas. Estos materiales mejoran la infiltración del agua.
  • Siembre árboles o conserve los ya existentes – los árboles retienen las precipitaciones y ayudan a controlar las aguas pluviales.

Aprenda más acerca de la escorrentía de aguas pluviales y cómo reducirla.

Fuentes:

HEAR MORE FROM NEEF