El tiempo invernal puede que no haya terminado

Mientras que febrero y marzo marcan el final de la temporada invernal en gran parte de los Estados Unidos, aún pueden desatarse fuertes tormentas invernales. De acuerdo al Servicio Nacional de Meteorología, tiempo que oficialmente califica como “tormenta invernal” es un evento que presente más de un potencial peligro invernal – lo que incluye condiciones como hielo y nieve, nieve y aguanieve, nieve soplando y nieve intensa, o alguna combinación de estos factores. Además de ser un evento de peligros múltiples, la tormenta debe alcanzar criterios locales o regionales de al menos uno de estos tipos de precipitación que desencadenen avisos de mal tiempo por 12 ó 24 horas. Normalmente estos eventos representan un peligro para vida y propiedad, incluyendo infraestructura, hogares y negocios.

En ocho de los últimos 10 años en que el Centro Nacional de Datos Climáticos de la NOAA ha difundido informes de tormentas, los daños a la propiedad en febrero y marzo han llegado a un monto de más de $1 millón de dólares cada año – usualmente mucho más. En el 2008 estas tormentas invernales tarde en la temporada se estima produjeron $850 millones de dólares en daños, mientras que el 2010 y 2011 experimentaron destrozos cerca de $51 y $44 millones respectivamente. No todos los años tuvieron daños de más de un millón para el final de marzo – el 2012, el año más caliente en el registro de los Estados Unidos contiguos, el daño total a la propiedad por tormentas invernales llegó a $155.000.

Estas tormentas invernales a veces impresionan. En la zona media-Atlántica tal vez recuerde la tormenta llamada “Snowmageddon,” que depositó 18 pulgadas de nieve en Washington DC el 5 y 6 de febrero del 2010, la 4ta mayor acumulación de nieve en el registro de la capital (esta tormenta está empatada con la tormenta llamada "Snowzilla" de enero del 2016). Algunos suburbios exteriores vieron hasta tres pies de precipitación, clausurando escuelas, negocios, y el gobierno por varios días mientras trabajadores apresuradamente restauraban el fluido eléctrico del área. El inmenso peso de la nieve causó daños a escuelas y negocios, y produjo el colapso de iglesias, estaciones de bomberos, y un hangar de aviones en el aeropuerto internacional de Dulles.

Con esta información de tormentas de nieve al final de la temporada en mente, no se apresure en guardar sus suministros y herramientas para la nieve. Este es el momento perfecto para verificar su equipo de emergencias para su auto, al igual que su suministro de combustible para la calefacción y descongelador para su hogar. Supla su casa utilizando la Guía de Tormentas Invernales y Frío Extremo de Ready.gov, ya que tal vez ha utilizado algunos de esos suministros en lo que va de temporada. Después de una nevada, asegúrese que el removido de la nieve lo hace en forma segura – ataques al corazón en personas que se sobrecargan físicamente mientras palean nieve después de una tormenta no son infrecuentes. Siga la guía de la Voz de América para remover nieve en forma segura.

Fuentes:

 

HEAR MORE FROM NEEF