Las aves están tarde para una cita muy importante

¿Sabías?

  • El Águila Real se espera que pierda 41% de su área de reproducción actual para el año 2080.
  • El Urogallo Mayor se espera que pierda 71% de su área de reproducción actual para el año 2080.
  • El Colibrí de Allen se espera que pierda 90% de su área de reproducción actual para el año 2080.

Cuando se trata del cambio climático, las aves no se sienten amadas—y algunas poblaciones emplumadas están en riesgo.

Las aves migratorias dependen de sus relojes biológicos internos para decirles cuándo llegar y salir de sus áreas de reproducción. Sus movimientos se sincronizan con las condiciones del tiempo, la disponibilidad de alimentos, y la disponibilidad de los sitios de anidación. Un clima más cálido puede dar lugar a una cascada de cambios ambientales—incluyendo cambios de temperatura y precipitación locales, cambios en el tiempo de aparición de las fuentes de alimentos, tales como insectos, y los cambios en los rangos de hábitat - que descomponen esta sincronización.

Arribar con condiciones no tan ideales a sus lugares de cría puede reducir el éxito reproductivo de muchas poblaciones de aves, incluyendo el águila real, el urogallo mayor y el colibrí de Allen.   

Las aves que no migran también se enfrentan a desafíos relacionados con el cambio climático. Los cambios en los patrones de precipitación y temperatura impactan la disponibilidad de alimentos y el momento de la cría de aves residentes. A medida que cambian las condiciones del hábitat tanto de  especies migratorias y no migratorias, algunas aves pueden viajar a otras regiones que se adapten a su rango climático. En sus nuevos hábitats, estas aves pueden enfrentarse a una mayor competencia por recursos alimenticios limitados, y encontrarse nuevos depredadores o competidores que hacen que sea difícil o imposible sobrevivir.

Lo Que Puede Hacer

Aprenda Más

 

Fuentes:

 

HEAR MORE FROM NEEF