Proyecciones y tendencias del tiempo invernal

¿Sabías?

  • De 1949 al 2015, casi el 80% de las estaciones meteorológicas a través de los 48 estados contiguos han registrado un aumento de las precipitaciones de invierno cayendo en forma de lluvia en lugar de nieve.

Fuertes tormentas de nieve y temperaturas frías extremas tienen la capacidad de paralizar ciudades, causar cortes de energía y resultar en miles de millones de dólares en pérdidas económicas. Por ejemplo, temperaturas bajas y fuertes nevadas que rompieron récords en la mayor parte de los Estados Unidos a principios de enero 2014 causaron trastornos en el transporte y el suministro de energía, cerraron lugares de trabajo y servicios públicos, y dañaron a los cultivos agrícolas.

De 1950 al 2000, el número de tormentas de nieve extremadamente fuerte aumentó en partes del norte y este de los Estados Unidos, pero estas tormentas han sido menos frecuentes desde el 2000. La cantidad total de nieve ha variado a través de los estados contiguos de los Estados Unidos durante el siglo pasado; los acumulados han aumentado en la región norte de las Planicies y de los Grandes Lagos, disminuido en zonas sureñas y algunas occidentales, y no ha cambiado en otras áreas – como en la Sierra Nevada.

Días fríos o incluso más fríos que los de principios de enero del 2014 todavía se prevé que se produzcan a mediados del siglo en los Estados Unidos, aunque con menos frecuencia que a finales de los 1900. Los científicos esperan que estos días de frío extremo dejarán de producirse a finales del siglo si las emisiones de gases de efecto invernadero no se reducen.

La imagen abajo de la Agencia de Protección Ambiental  de los Estados Unidos muestra el cambio porcentual en la relación de nieve a la precipitación invernal desde 1949 al 2015 en 265 estaciones meteorológicas en los 48 estados contiguos. Esta relación mide el porcentaje de la precipitación total del invierno que cae en forma de nieve.

¿Qué puedes hacer?

Aún en un mundo en calentamiento, todavía experimentaremos tiempo frío y tormentas invernales extremas. Cuando la temperatura baja, ahorra dinero en tu factura de electricidad y reduce tu impacto al medio ambiente calentando eficazmente tu casa.

  • Ajusta el termostato a 68ºF en el invierno y bájalo 7-10ºF por las 8 horas al día mientras estás dormido o fuera de la casa.
  • Si 100 millones de hogares estadounidenses fijan sus termostatos unos pocos grados más altos en el verano o más bajos en el invierno, los consumidores ahorrarían $16 mil millones al año en facturas de electricidad.

Sources:

HEAR MORE FROM NEEF