¿Siente calor en nuestras ciudades?

¿Vive usted en un área urbana? Si es así usted puede vivir en una “isla” - no una isla tropical, pero una isla de calor urbano.

Una ciudad de un millón de personas o más puede ser hasta cinco grados Fahrenheit más caliente que sus contrapartes rurales, y la diferencia de la temperatura puede ser aún más pronunciada por la noche. Las islas de calor urbano se forman en ciudades por varias razones: hay más asfalto concreto que absorben y lentamente emiten calor, una capacidad más baja de reflejar la radiación del sol, ausencia de humedad superficial, y menos espacios verdes. Las olas de calor - producto de los sistemas de alta presión que aumentan las temperaturas del aire y de la superficie - pueden incrementar la cantidad de humedad devuelta al aire, retardar velocidades del viento y reforzar circulaciones secundarias de aire. Las olas de calor interactúan con las islas de calor urbano para producir un efecto mayor que la suma del efecto de la ola de calor y de la isla de calor urbano. Esto intensifica la diferencia entre las temperaturas urbanas y rurales y crea más estrés térmico en ciudades.

Sources

  • Li, D., and E. Bou-Zeid, 2013. Synergistic Interactions between Urban Heat Islands and Heat Waves: the Impact in Cities is Larger than the Sum of its Parts. J. Appl. Meteor. Climatol., 52, 2051–2064, https://doi.org/10.1175/JAMC-D-13-02.1
  • Environmental Protection Agency. 2017. “Heath Island Effect”. Accessed online July 18, 2017. http://www.epa.gov/heatisland/index.htm
HEAR MORE FROM NEEF