Illustration of refrigerator with food
©

Ayude a combatir el desperdicio de alimentos

¿Está usted dejando el dinero en su mesa? ¿Qué tal fertilizantes, agua o gas? Según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, podría haber más dejado atrás en sus mesas, mostradores, y en sus cajones para frutas y verduras que lo que usted piensa.

El Servicio de Investigación Económica del USDA calcula que en el 2010, casi un tercio de los 430 mil millones de libras de alimentos disponibles para el consumo a nivel minorista y de consumo en los Estados Unidos se había perdido. No es que se haya extraviado— la pérdida de alimentos se define como la cantidad de comida "disponible para el consumo" (es decir, los alimentos producidos para las personas comer, excluyendo las exportaciones y las partes no comestibles como los huesos o semillas) que no se consume. Esto equivale a 133 mil millones de libras de alimentos, por un valor de $ 162 mil millones de dólares, que fueron cultivados, cosechados, y llevados a lugares como los supermercados, restaurantes, puestos de concesión, escuelas y hogares, sólo para ser perdidos por factores tales como el moho, plagas y residuos. Los desperdicios de alimentos es un subgrupo específico de la pérdida de alimentos -- mientras que la pérdida incluye factores que no siempre podemos controlar, como la pérdida de humedad y la descomposición, desperdicios de alimentos se refiere específicamente a los alimentos comestibles que se descartan debido a su apariencia (como productos con moretones), sabor, o desechos del plato después de una comida.

Cuando ocurre la pérdida de alimentos, no se trata sólo de una hogaza de pan mohoso yendo a la basura, o las sobras de la cena siendo echada a la basura - esta pérdida tiene un efecto dominó sobre el medio ambiente. Detrás de esa comida está todo el tiempo, trabajo, agua, gasolina, y fertilizante utilizado para producir la comida y llevarla a los consumidores, por lo que cuando este alimento no se consume, los nutrientes, agua, combustible, y el tiempo y la energía que se utiliza para crear la comida también se desperdician. A nivel mundial, la pérdida de alimentos contribuye a la pérdida estimada de más de 260 billones de galones de agua al año, o lo suficiente para llenar el lago Erie unas ocho veces. A nivel más local, la EPA estima que en los Estados Unidos, más comida alcanza vertederos e incineradores que cualquier otro material único en nuestra basura cotidiana. Una vez entran en un vertedero, los nutrientes de este material orgánico se encuentran atrapados y no pueden regresar al suelo. A medida que los alimentos se pudren, emiten gas metano, un gas de efecto invernadero con un impacto sobre el cambio climático más de 25 veces mayor que el del dióxido de carbono.

En el 2010, más pérdidas de alimentos ocurrieron en el nivel de consumo que con los minoristas. Ayude a combatir el desperdicio de alimentos en su cocina al reducir la pérdida de alimentos durante la fiesta. Aquí brindamos algunas estrategias para ayudar:

  • Compre sólo lo que necesita. Cree un plan de alimentación realista para su hogar para la semana, y adhiérase a su lista para ahorrar dinero y reducir sus desperdicios de comida. Utilice este recurso de la EPA para obtener más consejos sobre cómo comprar inteligentemente.
  • Comprenda las etiquetas del paquete . Consulte este recurso del USDA sobre la diferencia entre “use antes de”, “para la venta antes de”, y “mejor antes de”, y lo que significan estas etiquetas para la seguridad alimentaria y la vida útil. 
  • ¡Utilice su congelador! Mantenga los alimentos frescos por más tiempo al congelar todo lo que no se puede comer en los próximos días. Este recurso de la USDA le indica como tomar ventaja de su congelador.
  • Moho: proceda con precaución. Piense en el moho como una "luz amarilla" - reduzca la velocidad antes de tirar la comida o comerla inmediatamente. El USDA tiene una lista de cuales alimentos todavía se pueden recuperar después de experimentar moho, y cuales son inseguros a primera vista de estas esporas.
  • ¿Esto está bueno? Sus sobras de comida han estado en la nevera durante un par de días - ¿son todavía seguras para comer? Esta gráfica del USDA le dice cuándo decir adiós a los alimentos refrigerados.
  • ¡Extienda la riqueza! En 2014, el 14% de los estadounidenses tuvieron dificultades en proporcionar alimentos suficientes para todos los miembros de su familia en algún momento del año. Si usted tiene artículos no perecederos en su despensa que usted no tiene plan para comer, llévelos a un banco de alimentos local.
  • Compostaje. Si has reducido sus compras innecesarias mediante la compra inteligente, aprovechado su compra por medio de almacenamiento de comida inteligente, y todavía tienes sobras de comida perecedera, considera el compostaje para que sus nutrientes puedan volver a la tierra y ayudar a crecer más alimentos para el futuro. Este guía de la EPA te enseña cómo empezar.

Fuentes

HEAR MORE FROM NEEF