Boy on a bike
©

Día contra quemadas del sol

Este viernes, 26 de mayo, ha sido designado como el Día Contra Quemadas del Sol, por la Sociedad Americana del Cáncer y el Consejo Nacional para la Prevención del Cáncer de Piel, momento para exhortar al público a formar parte de la concientización para protección del sol. Cada año, este día se celebra el viernes antes del “Memorial Day” (Día de los Caídos), el Día Contra Quemadas del Sol es una excelente manera de asegurarse que tanto usted como sus amigos y su familia están pasando un día saludable y seguro mientras disfrutan de actividades al aire libre.

Si alguna vez usted ha sufrido de una quemadura de sol, sabe que demasiado sol en su piel puede ser desagradable. Sin embargo, los efectos nocivos de la exposición excesiva a la luz solar pueden ser mucho más profundos y durar mucho más tiempo que una quemadura temporal. La exposición excesiva a la radiación ultravioleta—una forma invisible de radiación de onda corta emitida desde el sol, camas para broncearse, lámparas solares—puede causar tempranos signos de envejecimiento de la piel; pérdida de elasticidad de la piel; aumentar el riesgo de cataratas; suprimir el sistema de inmunización del cuerpo; y provocar cáncer de piel, el tipo más común de cáncer diagnosticado en los Estados Unidos, y el cual ha ido en aumento en las últimas décadas. Cada año, más de 3.5 millones de cáncer de piel son diagnosticados en los Estados Unidos—más que todos los tipos de cáncer combinados—y la Sociedad Americana del Cáncer estima que más de 9,700 vidas serán reclamadas por el cáncer de piel en el año 2017.

Al entrar en el fin de semana de “Memorial Day” (Día de los Caídos) y el comienzo del verano, estamos también entrando en la época del año de alto riesgo por el daño solar. No sólo la gente tiende a pasar más tiempo al aire libre durante los largos días de los meses más cálidos, sino que durante el verano, la luz del sol brilla más directamente en esta parte del planeta, permitiendo que más radiación ultravioleta (UV) penetre en la atmósfera. Las personas también pueden estar más propensas de estar afuera entre 10 a.m. a 4 p.m., el período de tiempo en que los rayos UV están en su punto máximo del día. Estos rayos entrantes pueden rebotar en superficies reflectantes como la arena, el agua, la nieve o el pavimento, y más del 90% de la radiación UV entrante puede penetrar las ligeras capas de nubes.

No deje que esta información lo haga evitar completamente el aire libre—salir al aire libre es una parte importante de un estilo de vida saludable, y hay muchas maneras fáciles para que usted pueda proteger su piel y ojos mientras disfruta de la naturaleza. Ningún método de protección es suficiente, así es que utilice en combinación las estrategias a continuación para asegurarse de que tanto usted como su familia estén pasando un buen tiempo, seguro y saludable, al aire libre:

  • Busque sombra: Cada vez que sea posible, vaya a un área sombreada si va a estar fuera. Traiga un buen paraguas con usted si no cree que habrá sombra en el lugar, por ejemplo: la playa o al costado de un campo de atletismo.
  • Use ropa protectora: Elija telas de tejido tupido con mangas largas cuando sea posible, y encuentre un sombrero de ala ancha para protegerse la cara, las orejas y el cuello.
  • Use gafas de sol: Busque gafas que bloquean al menos el 99% de la luz UV para proteger sus córneas de la irritación y otros daños.
  • Aplique regularmente protector solar de amplio espectro, de Factor de Protección Solar (SPF por sus siglas en inglés) de 30+: La Sociedad Americana del Cáncer recomienda el uso de protector solar todos los días, independientemente de la temperatura o el clima. Al elegir un protector solar, hay unos elementos que usted debe buscar:
    • Amplio espectro: Esta etiqueta indica que protege contra ambos tipos de radiación UV que llegan a la tierra: UVA y UVB. Mientras que los rayos UVB son los predominantemente responsables de las quemaduras de sol, los rayos UVA contribuyen al cáncer de piel y al envejecimiento prematuro.
    • Factor de Protección Solar (SPF): Este describe el nivel de protección que el producto va a proporcionar contra los rayos UVB. Los protectores solares con SPF de 30 filtran alrededor del 97% de la radiación UVB entrante, mientras que los protectores solares con un SPF de 50 filtran alrededor del 98%. Ningún protector solar puede protegerlo completamente, así es que asegúrese de usar esto en conjunto con sombra, ropa y gafas de sol.
    • Resistente al agua contra A prueba de agua: Ningún protector solar es completamente a prueba de agua o “a prueba de transpiración.” Si el producto dice que es resistente al agua, debe también especificar en el envase si tiene una duración de 40 u 80 minutos, mientras nada o suda. Vuelva a aplicar el protector solar por lo menos cada dos horas y después de secarse con la toalla, si está nadando o sudando.
  • Revise el Indice de UV­: Al igual que usted chequea el tiempo antes de salir de la casa, usted puede chequear la intensidad esperada de la radiación UV durante el día utilizando el índice UV, una escala utilizada por la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos y el Servicio Meteorológico Nacional para comunicar el nivel neto de la radiación ultravioleta que llega a la tierra. Esta escala que va desde 1 a 11+, le permite saber cuán intensa se espera que sea la radiación UV durante el día en su código postal, y recomienda medidas específicas a tomar, basadas en esa intensidad para proteger su salud contra el sol. Usted puede revisar su índice UV local en el internet, o vía  la aplicación para teléfonos inteligentes de la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) SunWise smartphone app

 

Fuentes:

HEAR MORE FROM NEEF