¿Desaparecidas las Monarcas?

La migración de las mariposas monarca se encuentra entre las más grandes jamás documentadas en los insectos en el mundo - ¡migran hasta 3.000 millas para llegar a sus zonas de invernar! Las mariposas monarca tienen una migración estacional que se completa con varias generaciones y no por individuos aislados, lo que significa que las mariposas monarcas se reproducen, mueren y son reemplazadas por nuevos individuos para completar su migración anual. 

Hay dos poblaciones distintas de mariposas monarca en Norte América: las poblaciones occidentales y orientales. La población occidental vive al oeste de las Montañas Rocosas y pasa el invierno a lo largo de la costa de California. La población oriental - que nos enfocaremos aquí - es la más grande, vive al este de las Montañas Rocosas y viaja a invernar en el centro de México. Las mariposas monarcas orientales salen de sus terrenos en el norte de EE.UU. y el sur de Canadá en el otoño y migran hasta 3.000 millas a sus a zonas de invernar en México. A principios de la primavera migran hacia los estados sureños de los EE.UU., como Texas, donde se reproducen y la próxima generación continúa volando hacia el norte. Durante el verano, los monarcas siguen procreándose, generando crías que completan el ciclo de la migración en su vuelo al norte de EE.UU. y el sur de Canadá. Las mariposas monarca emigran porque no pueden soportar las condiciones de todo el año en estos sitios del norte, sobre todo temperaturas frías y congelantes. 

Las poblaciones de mariposas monarca están disminuyendo. Los científicos creen que el tiempo y el clima se encuentran entre los factores que contribuyen, junto con el uso de herbicidas y la deforestación. El clima afecta a las mariposas monarca directamente por el impacto en el bienestar de los adultos y el desarrollo de los jóvenes, e indirectamente al afectar la abundancia y el tiempo de la disponibilidad del algodoncillo - su planta huésped. 

  • Las condiciones climáticas en los sitios de invernar en México están cambiando con temperaturas bajas y congelantes, y las precipitaciones extremas parecen estar en aumento, que pueden matar hasta el 75 por ciento de la población invernante 

  • La temperatura se utiliza como la señal principal para emigrar hacia el norte durante la primavera y al sur durante el otoño. El cambio climático puede alterar las señales de temperatura que las monarcas utilizan para la migración, creando un desajuste entre su llegada en la primavera a los Estados Unidos y la disponibilidad de las plantas de algodoncillo de las cuales dependen. 

  • Los monarcas requieren de condiciones óptimas de temperatura y precipitación durante la primavera y el verano para reproducirse y para que las crías puedan sobrevivir. Cambios en el tiempo, como las olas repentinas de frío, pueden alterar la dirección de migración (norte o sur) y las condiciones meteorológicas extremas, como la sequía u olas de calor, pueden reducir las poblaciones de monarcas, que no tienen resistencia a las temperaturas extremadamente altas. Precipitaciones extremas, incendios forestales y otros fenómenos extremos también son perjudiciales para la especie 

 

(FuenteZipkin, E.F., L. Ries, R. Reeves, J. Regetz, and K.S. Oberhauser. 2012. Tracking Climate Impacts on the Migratory Monarch Butterfly. Global Change Biology 18:3039-3049. and Guerra, P.A. and S.M. Reppert. 2013. Current Biology 23419-423. and Kharouba, H.M., A.R. Paquette, J.T. Kerr and M. Vellend. 2014. Predicting Sensitivity of Butterfly Phenology to Temperature over the Past Century. Global Change Biology 20:504-514. and Barve, J. et. al. 2012. Climate-Change and Mass Mortality Events in Overwintering Monarch Butterflies. Revista Mexicana de Biodiversidad 83:817-824. ) 

template1
HEAR MORE FROM NEEF